Lecturas

Lecturas

Lecturas

Primera Lectura
Is 6, 1-8.

¿A quién mandaré? ¿Quién irá por mí?

Lectura del libro de Isaías.

El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono alto y excelso: la orla de su  manto llenaba el templo. Y vi serafines en pie junto a él, cada uno con seis alas: con dos alas se cubrían el rostro, con dos alas se cubrían el cuerpo, con dos alas se cernían. Y se gritaban uno a otro, diciendo: -«¡Santo, santo, santo, el Señor de los ejércitos, la tierra está llena de su gloria!» Y temblaban los umbrales de las puertas al clamor de su voz, y el templo estaba lleno de humo. Yo dije: -«¡Ay de mí, estoy perdido! Yo, hombre de labios impuros, que habito en medio de un pueblo de  labios impuros, he visto con mis ojos al Rey y Señor de los ejércitos.» Y voló hacia mí uno de los serafines, con un ascua en la mano, que había cogido del altar con  unas tenazas; la aplicó a mi boca y me dijo: -«Mira: esto ha tocado tus labios, ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado.» Entonces escuché la voz del Señor, que decía: -«¿A quién mandaré? ¿Quién irá por mí?» Contesté: -«Aquí estoy, mándame.»

Palabra de Dios.


Salmo Responsorial
Sal 88.

R. :

Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.

Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades. Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has afianzado tu fidelidad.»

Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi siervo: Te fundaré un linaje perpetuo, edificaré tu trono para todas las edades. 

Encontré a David, mi siervo, y lo he ungido con óleo sagrado; para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga valeroso. 

Mi fidelidad y misericordia lo acompañarán, por mi nombre crecerá su poder. Él me invocará: «Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora.» 


Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
Venid conmigo -dice el Señor- y os haré pescadores de hombres.
Aleluya.


Evangelio
Mc 1,14-20.

Os haré pescadores de hombres.

Croce Lectura del santo Evangelio según san Marcos.

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: -«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.» Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo: -«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Palabra del Señor.

Lecturas del día

Primera Lectura
2 Sam 6, 12b-15. 17-19.

Iban llevando David y los israelitas el Arca del Señor entre vítores.

Lectura del segundo libro de Samuel.  

EN aquellos días, David fue y trajo con algazara elArca de Dios de la casa de Obededom a la ciudad de David.
Cuando los portadores del Arca del Señor avanzaban seis pasos, se sacrificaba un toro y un animal cebado.
David iba danzando ante el Señor con todas sus fuerzas, ceñido de un efod de lino.
Él y toda la casa de Israel iban subiendo el Arca del Señor entre aclamaciones y al son de trompetas.
Trajeron el Arca del Señor y la instalaron en su lugar, en medio de la tienda que había desplegado David.
David ofreció ante el Señor holocaustos y sacrificios de comunión. Cuando acabó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en el nombre del Señor del universo. Repartió a todo el pueblo, a la muchedumbre de Israel, hombres y mujeres, una torta de pan, un pastel de dátiles y en pastel de uvas pasas. Tras lo cual, todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.
 
Palabra de Dios.

Salmo Responsorial
Sal 23.

R. :

¿Quién es ese Rey de la Gloria? Es el Señor en persona.

¡Portones!, alzad los dinteles
que se alcen las puertas eternsales:
va a entrar el Rey de la gloria.   R/.
 
¿Quién es ese Rey de la gloria?
El Señor, héroe valeroso,
el Señor valeroso en la batalla.   R/.
 
¡Portones!, alzad los dinteles,
que se alcen las puertas eternales:
va a entrar el Rey de la gloria.   R/.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya. 
Bendito seas, Padre, Señor de cielo y la tierra,
porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.
Aleluya, aleluya, aleluya. 

Evangelio
Mc 3, 31-35.

El que haga la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Croce Lectura del santo Evangelio según San Marcos.  

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar.
La gente que tenia sentada alrededor le dice:
    «Mira, tu madre y tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan».
Él les pregunta:
    «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?».
Y mirando a los que estaban sentados alrededor, dice:
    «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre».
 
Palabra del Señor.

- Menú -